Buscar
  • Francisco Javier Caballero

De Baños de la Reina a criadero de peces, 2000 años de historia


Se está desarrollando una investigación que trata de volver a poner en un puesto de relevancia a las instalaciones piscícolas más antiguas de la provincia de Alicante, analizando su estado de conservación, sus características y su potencialidad de cara a su puesta en valor turística.

Las piscifactorías romanas que existen en la provincia de Alicante, son conocidas, cada una en su localidad, con el nombre de Baños de la Reina o Baños de la Reina Mora, por la creencia popular de que esas construcciones se trataban de piscinas para el baño de las clases altas de la época musulmana. Unas balsas talladas en piedra tosca que servían para el mantenimiento de peces vivos en cautividad, para su engorde y para posteriormente ser consumidos o manufacturados para elaborar el famoso garum u otro tipo de salazones y productos.

Fig. 1 – Balsas de la piscifactoría de los Baños de la Reina de Calp (Alicante)

Estas piscinas estaban, prácticamente siempre, vinculadas a grandes villas lujosas, puesto que su construcción y, sobre todo, su mantenimiento era muy costoso. Además de servir para mantener el pescado vivo y facilitar su engorde para su posterior empleo, también servían para demostrar el estatus de su propietario. Un ejemplo de esto es el yacimiento de Baños de la Reina de Calp, en el que se puede admirar todavía el esplendor de esa villa.

Debido a su posición en primera línea de costa, estos enclaves han sufridos los envites de la presión urbanística que han hecho perder algunas partes de los mismos para siempre. Por citar algunos ejemplos, los proyectos para la Illeta dels Banyets, el Chalet del Ministro de Xàbia o los intentos innumerables para construir en la zona de los Baños de la Reina de Calp.

Fig. 2 – Piscifactoría y elementos asociados conocidos del yacimiento de los Baños de la Reina de Calp (Alicante)

Construcciones con esta función se han detectado a lo largo de todo el Mediterráneo, se contabilizan en la actualidad unas 60, concentrándose la mayor parte en la costa italiana del Mar Tirreno, y el resto en diferentes puntos a lo largo de las costas del Mediterráneo. En Francia, Croacia, Grecia, Chipre, Turquía, Líbano, Israel, Libia, Túnez y Argelia se han localizado yacimientos de estas características. Esta investigación trata de detectar todas las potencialidades y debilidades de este tipo de lugares para conseguir su correcta puesta en valor. Para ello, es necesario conocer primero el funcionamiento y las implicaciones históricas que ha tenido cada enclave. Hay que analizar el estado de conservación y la potencialidad que puede tener cada uno de los yacimientos arqueológicos, por lo que, junto a las piscifactorías existentes en Alicante, se está realizando la catalogación de muchas localizadas en Italia. Visitar la mayor parte y hacer un diagnóstico de sus condiciones para detectar cuáles de ellas son susceptibles de ponerse en valor con garantías de que no es una inversión a fondo perdido y el método más adecuado de hacerlo, según sus características, es el inicio de la investigación. Posteriormente, se busca crear uno o varios modelos de puesta en valor para los diferentes enclaves, clasificados por características comunes. Un sistema que establezca las líneas principales pero que sea adaptable y amoldable a la idiosincrasia y al enfoque que se le quiera dar en cada lugar.

Fig. 3 – Situación de las piscifactorías romanas en el Mediterráneo (F: MARQ)

Se aspira a que, propiciando la puesta en valor de este tipo de yacimientos, se forme una red internacional a partir de la cual se pueda generar una ruta a lo largo del Mediterráneo que permita dar a conocer la idiosincrasia de cada lugar, su artesanía, su historia, sus tradiciones y fomentar el turismo y las relaciones entre cada uno de estos lugares.


0 vistas

© 2014 Francisco Javier Caballero Rubio

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now